Cómo utilizar juguetes de placer en pareja

Cómo utilizar juguetes de placer en pareja. Mi nombre es Andrea, aunque ya supondrán que no es el verdadero. Si no uso fotografía de mi cara es para que en la calle no me estén abordando o incomodando.

Si algo he aprendido en este trabajo es que hasta el más santurrón siente un morbo especial por las damas de compañia. A mí no me gusta que me digan scort aunque sé perfectamente que lo soy. Al fin y al cabo me pagan por sexo. Bueno, también por compañía, y por eso prefiero decir que soy una acompañante.

SoHo me propuso hacer un diario de mi vida pero yo puse la condición de no revelar mi identidad. Insisto: no quiero que nadie me reconozca en la calle ni me joda la vida si ando por ahí solo con ganas de caminar o ir a cine. Claro, les advierto, también me pasa que me los he encontrado a ustedes, a muchos de los que han pedido mi servicio, y me da risa cuando los veo agachar sus miradas pues van con su novias o sus esposas. No son capaces de mirarme para no delatar ese pecado de haber pagado por s3x0.

Me pasa mucho.

Hace poco en un sitio que se llama The whisky house en La T, estaba con una amiga tomándome una cerveza y de repente llegaron tres hombres y una mujer. El que venía con la mujer, me había contratado una semana antes. Me acuerdo mucho de él (generalmente me acuerdo poco de los clientes a menos de que sean frecuentes y pidan mi servicio mucho) pues quería que le pegara con un cinturón. Quería caminar como un perro por toda la habitación  y que yo le pegara, que le diera rejo, que hiciéramos disciplina, ese término que ya acuñamos en este medio. Así fue, ni siquiera me tocó y se vino por montones a punta de rejo.

Y ahí estaba, tan juiciosito con su novia, y apenas me vio hizo una cara como si hubiera visto al diablo.

Eso pasa mucho. Pero yo nunca me voy a poner a saludar a nadie tampoco. Quiero ser una en la cama y otra por fuera. Mi vida privada es mi vida privada. Aunque, quién sabe, puede que con este blog les vaya contando algo… Me dicen que cuente casi a diario lo que hago. Trataré. No siempre tiro aunque trabajo no falta, y si quieren saber cómo vive una dama de compañia, pues no le veo problema en contarlo, al final de cuentas esto no es nuevo y hasta en revistas como SoHo se ha hablado del tema. Espero sus comentarios y lo que quieren ver de este blog…

Si les parece, mañana les cuento cómo me va esta noche. Ya tengo un servicio con un cliente que veo todas las semanas.

Pulsa LIKE para motivarte a diario.

Andrea

Los mejores relatos eróticos para mujeres y hombres, las historias y fantasías eróticas que tienes o te gustaría tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.