Les comparto un poco de mi vida y les cuento un relato

Les comparto un poco de mi vida y les cuento un relato. No se imaginan cómo me he sentido en estos días. La reacción de la gran mayoría a mi texto anterior me ha hecho muy feliz. En medio de la depre con que escribí eso, inmediatamente me encontré con mucha gente que me quiere y que me apoya y es la mayoría de ustedes.

Cómo me gustaría darles las gracias a todos personalmente, es muy lindo recibir ese apoyo después de que les he contado mi vida y los detalles más íntimos de mi trabajo. Jamás pensé recibir mensajes de respaldo y menos con algo tan personal pues pensaba que solo querían saber de mí cuando les cuento mis mejores anecdotas. Les agradezco a los que dicen que ser acompañante es duro y que a pesar de que yo misma elegí mi trabajo, pues no deja de ser duro.

Gracias a mis seguidores

Les doy mil gracias a quienes me cuentan que alguna vez se enamoraron de una acompañante y se dieron una oportunidad, de amor, con ellas. Yo, no puedo mentirles, en el fondo de mi corazón también quisiera eso, que alguien, solo una persona me amara, como en las películas de Hollywood. ¿Han visto Cómo perder un hombre en diez días? Es mi película favorita.

Tengo muchos consejos sobre la mascota que quiero comprar y ya iré viendo cuál es la mejor, un perro, dicen, es muy noble y realmente una buena compañía. Me da cosa es no cuidarlo como se debe, yo igual trabajo mucho, voy a mi gimnasio, a la peluquería y a veces pienso que no quiero dejarlo descuidado. Me agradó mucho poder abrir mi corazón y no sentirme mal.

Sobre continuar con este blog

Me gustaría saber si quieren saber más de mi vida o solo les importa mis cuentos subidos de tono, sobre mis experiencias con clientes. Como sea, espero seguir con este blog hasta que me canse o que ustedes se cansen de mí. Este domingo vi que mucha gente me escribió mensajes acompañándome y créanme que me sentí feliz.

Así sea “virtualmente” me sentí alegre de saber que muchas y muchos estaban pendientes de mí ese día. No sé cómo agradecerles. Solo quiero seguir intentando escribir lo que hago y pienso pues gratamente me he dado cuenta que les interesa todo. Ojalá no se aburran.

Quiero contarles un poco más de mí, como persona.

Sí me gusta Candela y Tropicana y sí me gusta mucho bailar salsa. Sé que ustedes sabrán más de música que yo, pero mis mayores gustos musicales son estos. Joe Arroyo, el Grupo Niche, el Gran Combo y oír algo de Héctor Lavoe es un hit para mí.

Creo que ya les había dicho que uno de mis sitios favoritos es Galería Café y Libro en el parque de la 93 (OJO: muchas niñas van allá pues va mucho extranjero que quiere aprender “a bailar salsa”). Me gusta mucho bailar. Cuando puedo, voy. También me gusta uno nuevo que se llama Cachao, es muy bueno también, no sé si lo conocen. Pero de ese tipo de música hay una que me parece la más bonita de todas y es una bachata de Juan Luis Guerra, se llama “Amapola”, “y una amapola me lo dijo ayer, que te voy a ver, que te voy a ver…”.

Hay muchos clientes que me instruyen, que me enseñan, que me tratan de enseñar cosas cuando viajo con ellos y a mí me encanta aprender. Yo siempre estoy atenta a aprender de todo, de comida, de geografía, de historia, de finanzas, de lo que me hablen.

Un cliente me quiere llevar a Italia

Una vez me llevaron a Panamá, conocí el Canal, y el cliente me contó toda la historia y cómo Colombia dejó perder el canal, por ejemplo. Esa lección me la enseñó él. Pero me pasa mucho. Hablando de viajes, un cliente me acaba de invitar a Italia. Y claro que acepté, ni boba que fuera.

Me dijo que tenía que comprar unas telas para su negocio y que tenía una serie de eventos, que me quiere llevar como “su novia”. Allá estaré si nada sale mal, eso sería en un mes o algo así. Me quiere llevar a Milan, a Roma y a Venecia, ojalá se pueda. !Puedo conocer a Berlusconi que le encantan las chicas de mi clase, ja, ja!

También me gusta ver películas triple x para darles gusto

Como ven, sus comentarios me han subido mucho el ánimo. También trato de seguir todas sus sugerencias como ver páginas donde salen actrices de películas triple x muy bellas y trato de ver lo que ustedes ven. Si alguien me sugiere ver una página, me lo imagino haciendo lo mismo, quiero conocerlos a ustedes también mucho y complacerlos virtualmente. Curiosamente me topé con una actriz divina que se llama Hanna Hilton. Que mujeron, es la típica con la que haría algo feliz.

¿Es curioso no? Las famosas son las actrices, los actores casi no. Lo que importa son ellas. Pero igual confirmo lo que ya les había dicho: hay muchas escenas fingidas, mucho de actuación y a veces no es exaltante. Lo que más me gusta de este tipo de películas es cuando una actriz se t0ca. No sé por qué, pero cuando sale sola, sin nadie más, haciendo eso, me m0j0 de una. No sabría decirles por qué.

Por último, alguien me pregunta que cómo aprendí a hacer streaptease.

Casi que con la experiencia. Una amiga que también trabaja en esto, que trabaja en una whiskería y ya les he hablado de ella, me enseñó en mi apartamento. Pusimos música y me dio unos tips. La clave es que la música no sea estridente, que sea medio “tecno” pero sin pasarse a la rumbero y que mis movimientos vayan al ritmo de la canción.

A mí me gusta pararme de frente al cliente, bailar un rato así, voltearme, agacharme, pero a cierta distancia para que no me pueda t0car. Poco a poco me voy quitand0 la r0pa, siempre desde arriba. El bra me lo quito de espaldas a él y sigo bailando. Después me volteo y le dejo ver mis encantos pero sin quitarme la falda o los jeans. Después me puedo acercar un poco y me cojo los pech0s con mis dos manos y se las restrieg0 en la cara.

Después me vuelvo a alejar y ahí sí me voy quitando lo de abajo. Deben pasar unos 5 ó 6 minutos y cuando veo que tiene esos pal0s a punto de explotar, me pongo de espaldas de nuevo, agacho todo mi tronco como si fuera a tocar con la cabeza mis tobillos y me bajo la tanga lentamente para que vean mi derr¡ere y todo lo demás, tal y como ellos quieren. Es todo un “ritual”.

Tengo un cliente que me paga solo por eso…

se t0ca mientras me ve y estalla feliz. Nunca me t0ca porque, según él, su esposa no se lo perdonaría (la esposa sabe que me contrata para verme bailar y no le importa). Problema de él, me paga para que baile y se viene mucho. Le dice que le gusto mucho y, bueno, es parte del trabajo.

No dejen de preguntarme, trataré de responder lo que más pueda. Y, de verdad, gracias a todos los que me apoyan, no me dejen sola con sus comentarios. Les mando un beso enorme.

Pulsa LIKE para motivarte a diario.

Andrea

Los mejores relatos eróticos para mujeres y hombres, las historias y fantasías eróticas que tienes o te gustaría tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.